ENRIQUE AZNAR-FOTO SOLAPA.tif

Enrique Aznar Mendoza

Nació en Mérida el 5 de mayo de 1888 y falleció, en la misma ciudad, el 16 de abril de 1975. Durante 42 años se desempeñó como defensor de oficio y ocupó diversos cargos, entre ellos el de dirigente de los Ferrocarrileros de Yucatán. Fue rector de la Universidad de Yucatán de 1942 a 1946.

Abogado empeñoso, también se distinguió por su poesía. Colaboró en La Revista de Mérida, Diario Yucateco y Artes y Letras. Con “La Cruz Roja” obtuvo el premio de mejor soneto en los juegos florales convocados por el Ateneo Peninsular en 1917. Entre sus poesías destacan “Por la raza que muere”, “Mañana”, “La vida”, “Serenidad” y “El venero divino”. 

Fue secretario del Partido Liberal Yucateco. Tuvo especial interés en el estudio de la producción del henequén y participó activamente en agrupaciones organizadas por hacendados henequeneros, principalmente en años anteriores a la reforma agraria cardenista. 

Además de opúsculos sobre temas jurídicos, publicó El problema económico de Yucatán: la crisis henequenera, sus causas, la solución (1931) y El problema económico de Yucatán. Segunda parte: Renovarse o morir (1932). En la Enciclopedia Yucatanense (1947) fue autor del capítulo “Historia de la Industria Henequenera de 1919 hasta nuestros días”. Bajo el seudónimo de Serafín Blanco publicó polémicos artículos en la prensa local. 

Perteneció durante muchos años a la Logia Masónica La Oriental de Yucatán y recibió un diploma de la Logia Masónica de Pensilvania por haber llegado al grado 33, con fecha 27 de septiembre de 1923.

Fue autor también de varios relatos. La presente novela permaneció inédita al menos desde 1945.